20:43 h. Miércoles, 20 de Septiembre de 2017

Policiales

POLICIALES

¿Y los padres? Dos niños jugaban cuando uno le metió un balazo con una 9mm al otro, sucedió en RG.

Sucedió ayer en el B°116 Viviendas, cuando estaban en la vía pública manipulando un arma de fuego calibre 9 milímetros y a uno de ellos se le disparó hiriendo al otro. Éste, sufrió la herida en uno de sus brazos y al parecer sería superficial. El otro,  fue llevado a la dependencia junto a sus padres. 

 |  30 de Marzo de 2017 (16:29 h.)
Más acciones:

Pasados unos minutos de las 16:00 de ayer, el personal del Comando Radioeléctrico recibió un llamado en el que les informaban que un nene había sido herido de un disparo. Con la rapidez del caso, solicitaron una ambulancia y dieron aviso al personal de la Seccional Tercera, quienes se acercaron al lugar.

Los médicos asistieron al menor y rápidamente lo trasladaron al nosocomio local, donde lo atendieron.

Mientras tanto, el personal policial comenzó a indagar lo que había sucedido y, por lo que se pudo saber, dos menores de 13 años se encontraban en la calle manipulando un arma de fuego, la cual se habría disparado hiriendo así a uno de ellos en el brazo.

El menor al que se le habría escapado el tiro fue trasladado a la dependencia junto a sus padres, mientras que en el lugar se solicitó la presencia del personal de la División Criminalística. 

Secuestraron una vaina servida

Cuando los peritos llegaron, iniciaron los estudios realizando una inspección ocular en el lugar y tomaron una secuencia fotográfica de donde había quedado el arma y la vaina servida. Fuentes policiales consultadas por este medio manifestaron que el arma que los chicos manipulaban era una de calibre 9 milímetros.

Luego de realizar todas las actas de estilo ante los testigos necesarios, se procedió al secuestro de ambos elementos.

Además se supo que levantaron muestras de manchas rojizas que había en el lugar.

Herida superficial

Por otra parte se conoció que el menor herido, ya en el nosocomio local, recibió las curaciones del caso y posteriormente fue sometido a varios estudios complejos y se supo que afortunadamente la herida fue superficial y que el menor no corría riesgo de vida.   

Luego fue revisado por el médico policial de turno, que certificó las lesiones y posteriormente fue dado de alta.

En tanto, se conoció que al menor que se encuentra en la dependencia le realizaron el dermotest, entre otras pericias.

Por el hecho se dio intervención al Juzgado del Menor de turno de donde se determinó que el menor fijara domicilio junto a sus padres, quedando a disposición del magistrado interviniente.