01:47 h. Martes, 21 de Noviembre de 2017

Política

POLITICA

¿Los riogalleguenses cansados de los docentes del norte? ¿O de sus políticos corruptos?

“No se puede ser docente en Santa Cruz, tener tu cabeza a 3000 km y tu pasaje comprado hace dos meses”, estas son algunas de las frases que suelen escucharse entre los riogalleguenses, cansados del conflicto salariar, político y de piel, que llevan adelante los docente y el gobierno provincial. 

 |  05 de Julio de 2017 (01:43 h.)
Más acciones:

La sociedad se manifiesta constantemente por redes sociales, en la cola del supermercado y en el almacén. Los santacruceños reconocen los grandes flagelos de nuestra provincia, en los cuales aparecen casi en primera medida la corrupción, la improductividad de su sector público y la falta de desarrollos comerciales e industriales independientes de los relacionados con los organismos de gobierno.

Por otra parte, es una constante el reconocimiento de que todos los habitantes de Santa Cruz, tienen iguales derechos en el acceso a la salud, al trabajo y la educación. Pero es en este último punto donde los locales se sienten más condicionados. Ya que plantean que los docentes que ejercen en la provincia, en su gran mayoría no tienen sus intereses en la ciudad, o no son de Río Gallegos. Lo cual genera que sus reclamos se vean sesgados por una población, la cual considera que sus hijos, se encuentran en el medio de un conflicto más político que salarial, el cual enfrente a los docentes aglutinados en su gran mayoría en ADOSAC y al gobierno provincial, desde más o menos los años 2006-2007.

Alrededor de estas hipótesis, los ciudadanos construyen una realidad, donde plantean que las “tibias” metodologías como la retención de servicios, movilizaciones con menos del 10% de los afiliados, etc, no son más, que un mecanismo para acortar los tiempos laborales y así ganar tiempo. Sumado a esto los casi cinco meses sin clases, los cuales consideran irrecuperables, pese a que el gobierno provincial el cual se encuentra en el peor momento de su década ganada, considera recuperar con breves horas de compensación.

En síntesis, la realidad, es que llegamos a mitad de año con un gobierno firme en su idea de no aflojar contra el gremio docente; contra un gremio (ADOSAC) empecinado en llevar a sus afiliados al abismo, dado que este mes y los que siguen, afrontarán grandes descuentos por las horas no trabajadas.

La sociedad les reclama “vocación y voluntad” de educar a sus hijos, los docentes, en su gran mayoría “norteños” ya tienen los pasajes comprados, sus intereses a 3000 kilómetros o más, y los chicos en el medio, con tiempo de vida perdido, en las calles, en el mejor de los casos con maestros particulares, o simplemente haciendo cualquier otra cosa, menos estudiar.